Conferencia de Constantino Baikouzis en el Museo Histórico Nacional

Referencias astronómicas en la Odisea

8 de marzo de 2014 - 15:00 hs

Por Alberto Delfino

A modo de introducción


Desde siempre me ha producido una fascinación irresistible la forma en cómo los griegos de la antigüedad se relacionaron con el Universo.
Fueron capaces de crear toda una mitología completa de Dioses, Ninfas, Cíclopes, Titanes etc. para poblar el cielo de vida con características casi humanas y describir su inescrutable comportamiento.
Otras civilizaciones también lo hicieron pero sin la magia, la diversidad y la originalidad de los griegos. Es lo que podríamos llamar una aproximación mágica, la construcción de una mitología ligada a los fenómenos de la naturaleza. Tal es así que a veces pienso, que en el futuro la ciencia nos va a enseñar que tan equivocados no estaban.
Los dioses del Olimpo representaban los fenómenos naturales, Odiseo (Ulises en latín) varón de múltiple ingenio, fue la persona encargada de enfrentar a la naturaleza y el Mediterráneo, el escenario para la lucha tenaz del héroe contra esa naturaleza esquiva y muchas veces también cruel.
Y si a alguien esto le parece poco mérito, recordemos que cuando los griegos dejaron de creer en las especulaciones de sus dioses, porque el cielo no les cerraba, inventaron la geometría para explicar el comportamiento de los astros, cosa que no paso en ninguna otra civilización, es una genialidad exclusivamente griega.
También desde siempre me atrajo la astronomía y en especial la de los antiguos, porque nunca entendí como se las arreglaban para sacarle información a las estrellas con los elementos que tenían. Siempre me he preguntado como Hiparco descubrió el fenómeno de la precesión de los equinoccios con una simple ballestilla. También Eratóstenes me llena de admiración por haber medido el mundo, solo con un palito. Todas estas cosas de los griegos, de alguna manera me hacen pensar que saber es recordar.
En fin, cuando mi amigo Claudio Martínez me envió el mail para invitarme a presenciar una conferencia titulada “Referencias astronómicas de la Odisea” por Constantino Baikouzis, en el Museo Histórico Nacional a escasas cuadras de mi casa, se me terminaron de alinear convenientemente todos los planetas.
Hace algún tiempo tuve la oportunidad de escuchar esta misma conferencia en la Biblioteca Nacional junto a una persona experta en estas cuestiones del cielo, mi amigo Diego Giraudi pero en un ámbito estrictamente histórico. En esta oportunidad Constantino trata de relacionar el poema de Homero con un tema netamente astronómico al que me refiero más adelante.



El lugar


A pasos de casa, en la esquina de Brasil y Defensa, se puede observar la torre del mirador que aun hoy, habla del prestigio ganado por la familia Lezama cuya residencia de estilo toscano es la sede actual del Museo Histórico Nacional y orgullo de mi barrio, San Telmo.
Para ser totalmente honesto, debo confesar que el edificio y todas sus instalaciones se encuentra en perfecto estado de conservación y cuidado, como pocas veces lo he visto y conste que lo he visitado en muchas ocasiones en los treinta años que llevo viviendo en la zona.
El elegante salón de conferencias, (si lo viera hoy el salteño José Gregorio de Lezama se le caerían las medias de de orgulloso asombro) sirvió de adecuado escenario de la conferencia.



La Conferencia


La charla de Constantino consistió en dos segmento divididos por un agradable intermedio.
En la primera parte el tema fue Homero y su obra: la Odisea.
Homero ¿existió realmente?¿quién fue? Constantino dijo literalmente: no se sabe
El relato de Troya ¿es un poema épico basado en un hecho histórico o,por el contrario, es un mito más, fruto de la prodigiosa imaginación de los griegos? ¿En qué fecha cayo Troya?
Toda la primera parte de la conferencia trata de obtener evidencias de la verosimilitud del relato de Homero con el objeto de fechar la caída de Troya e investigar el posterior viaje de Odiseo hasta el encuentro con su amada Penélope. Para ello, Constantino recurre a citas exclusivamente astronómicas que se encuentran en el texto de la obra de Homero y de otros personajes que aluden a las mismas, como Herodoto y Eratóstenes.
Especialmente se hace referencia al eclipse total de Sol del año 1178 a.d C. ocurrido cuando Odiseo termina su tortuoso viaje de diez años navegando por el Mediterráneo en su lucha tenaz contra la ira de los dioses y las fuerzas desenfrenadas de la naturaleza.
Por lo tanto, la fecha de la caída de Troya se fija aproximadamente en el año 1188 a. de C. En este punto Constantino explicó muy detalladamente cómo se desarrolla el espectacular fenómeno que representa un eclipse total de Sol a fin entender con mayor facilidad el poema homérico.
La Odisea es el primer poema épico en donde se hace referencia al uso de las constelaciones para la navegación marítima ya que Odiseo sigue el curso siempre hacia el este guiado por un conjunto de estrellas ya conocidas en la época.

La segunda parte de la conferencia fue dedicada a la forma de observación de los astros en la bóveda celeste sin ayuda de elementos ópticos en las distintas estaciones año, sobre el cielo de Buenos Aires.
En base a estas observaciones, Constantino explicó de qué manera se puede construir cartas celestes, relojes de sol y un original reloj de la constelación de la cruz del sur.
También mostró un cuadrante que sirve para establecer la latitud del lugar, instrumento interesante y al cual, en el OSJ, estamos habituados a fabricar y utilizar como herramienta didáctica en los cursos de la Torre.
Esta es una pequeña reseña, lógicamente por problemas de espacio y tiempo quedaron muchas cosas sin contar, pero para los que tengan interés, el Sr. Constantino en breve realizara otra charla sobre el tema en el Museo de Ciencias Naturales de la Ciudad de La Plata, donde se exhibirá un autentico reloj de sol egipcio.
 

Alberto Delfino
OSJ

 

 

 

           
 

volver a Actividades